Archivos de Textos de humor, La mayorr selección de textos graciosos. Textos cachondos, monólogos. Con la tecnología de Blogger.

bucar texto de humor




El primer sermón (texto de humor)

Anuncios google

 El primer sermón (texto de humor)


gif divertido cura bailando

Un sacerdote estaba tan nervioso en su primer sermón que casi no consiguió hablar.
Antes de su segundo sermón, el domingo siguiente, le preguntó al arzobispo como podía hacer para relajarse. Éste le sugirió lo siguiente:

la próxima vez, tome un poco de VODKA antes del oficio y va a ver que después de algunos tragos, va a estar más relajado.

El domingo siguiente el sacerdote aplicó la sugerencia y en efecto, se sintió tan bien que podía hablar en medio de una tempestad, totalmente relajado.

Luego del sermón, regresó a la sacristía y encontró una nota del
Arzobispo que decía lo siguiente:

Querido padre:
Le adjunto algunas observaciones para que no se repita lo de hoy:
*No hay necesidad de ponerle una rodaja de limón en el borde del cáliz.

*La caseta de al lado del altar es el confesionario, y no el baño.
*Evite apoyarse en la imagen de la virgen y mucho menos abrazarla y besarla.

*Existen 10 mandamientos y no 12.

*Los apóstoles eran 12 y no 7. Ninguno era enanito.
*No nos referimos a nuestro señor Jesucristo y sus apóstoles como 'J.C. y sus boys'.

*David derrotó a Goliat con una honda y una piedra. Jamás 'le voló la raja'.

*No nos referimos a Judas como ese 'sapo culiao'.

*No debe tratar al Papa como 'El Padrino'.
*Bin Laden no tuvo nada que ver con la muerte de Jesús.

*El agua bendita es para bendecir y no para refrescarse la nuca.

*En el ofertorio los fieles entregan el diezmo voluntario,
*saque el letrero que dice 'su propina es mi sueldo'.

*Los pecadores se van al infierno y no a 'la conchesumadre'.

*El padre nuestro se debe rezar alzando las manos al cielo, no haciendo 'la ola'.

*La iniciativa de llamar al público para bailar fue buena, pero hacer el trencito por toda la iglesia, NO!!.......

*Y por último, y lo más importante, aquél sentado en el rincón del altar, al cual usted se refería como maricón travesti con faldita, era yo!

Atentamente: EL ARZOBISPO